martes, 30 de enero de 2018

LA LLAMADA. Javier Ambrossi y Javier Calvo






                Susana y María son dos adolescentes de 17 años de lo más normal. Les gusta salir, beber, fumar y la música reguetón y electrolatina. Desde niñas van al campamento cristiano de verano La Brújula. Un día, a María se le aparece Dios y poco a poco, la vida de todo el mundo comienza a cambiar a su alrededor.



                            


              La historia de "los Javis" (Javier Ambrossi y Javier Calvo, directores de esta película) da casi para otra película. A principios de 2013, con su carrera languideciendo y hartos de poner copas (Ambrossi y Belén Cuesta lo hacían en el pub VÁLGAME DIOS, de Chueca) decidieron que iban a ser ellos mismos quienes se dieran la oportunidad... Crearon un modesto musical con vocación underground y consiguieron 8 fechas para representarlo en el hall del Teatro Lara. Consiguieron su primer éxito de público y crítica y con ello, un pase para la sala principal del que no se han ido en cuatro temporadas salvo por girar por España. Además, ya se ha estrenado en Rusia y en México.


              Animados por el rumbo que iba tomando el musical, proyectaron un segundo paso y crearon una webserie, PAQUITA SALAS, para la plataforma de contenidos audiovisuales Flooxer. Nuevo pelotazo, pase a la televisión convencional desde el canal Neox. La gente de Netflix, que huele el talento a distancia, se hizo en octubre del 2017 con los derechos de la serie, convirtiéndola en serie Netflix y garantizó la produción de una segunda temporada...


             Montados en la "ola del éxito", siguieron el siguiente paso lógico. Del musical, a la televisión y de la tele se lanzarían al cine con la mejor baza de la que disponían: la adaptación al cine de su exitoso musical, algo que, si no acertaban, podía ser "su tumba cinematográfica". Con el elenco original más algunos personajes añadidos para evitar en lo posible la deuda teatral ruedan en Segovia en agosto de 2016 y estrenan a finales de septiembre y ahora mismo va cerca de los 3 millones de euros en taquilla...


              Ahora mismo, próximos proyectos aparte, (a punto de terminar su primera temporada como profesores de la academia del nuevo OT y con la producción de la serie de "Soy una Pringada" ya hecha, a la espera de estreno) debe de ser la de ampliar la vitrina de premios que a estas alturas se les está quedando pequeñas...



           Confieso que me acerqué a La Llamada con muchos prejuicios: una película, comedia musical, en un campamento cristiano, con un Dios que se aparece cantando al ritmo de Withney Houston, monjas, religión fe...Pensaba que iba a ser todo un poco chabacano, con juicios de valor y críticas fáciles, pura caricatura... Reconozco que me he equivocado.



           La Llamada es una película optimista, amable, sensible y aparentemente liviana, superficial. Digo aparentemente porque tras ese aspecto de "pasar de puntillas" por todos los temas, hay una profunda reflexión (como recordaron  al recoger el premio Feroz a la mejor comedia) sobre ser uno mismo, encontrar el camino, ser quien quieras ser sin importar a qué te dediques o en qué creas. La religión aquí es un medio, casi un "macguffin" y no la juzga, más allá de lo evidente de que está lejos del siglo XXI. Y sí, los números musicales son (intencionadamente) cutres y torpes... ¿qué se debe esperar de un par de monjas y de un par de chavalas que sueñan con crear un dúo musical?¿Acaso son más realistas esos musicales donde los protagonistas empiezan a cantar y bailar de forma excepcional y, de repente, hasta el último transeúnte, ese que al fondo está paseando a su perro, no sólo concoce la coreografía general, sino que la ejecuta como si fuera la mismísima primera estrella del ballet del Bolshoi?



              Esta película tiene un aire al primer Almodóvar, el más fresco, aunque ménos transgresor (y menos chabacano) y mezcla lo kistch con lo surrealista, lo pop y lo millennial de una forma tan fácil y bonita como efectiva. El filme es una comediacon unas gotitas de drama y de melancolía que se convierten en un cóctel irresistible. Toca muchos temas importantes como la religión, la fe, la identidad sexual,, las oportunidades perdidas... sin juzgar a nadie en ningún momento. Sí es cierto que que el que a Dios le guste Withney Houston y que haga sus apariciones cantando sus canciones es un poco irreverente, pero una licencia leve que no oculta que apoyan la fe (cualquier fe) y todas las creencias.




              Capítulo aparte merecen las cuatro actrices principales. Un elenco, el original de la obra teatral, que conoce a la perfección los papeles, cree en ellos y los disfruta. El nivel es de tal nivel que la mayor parte de los premios que se lleva la película en los festivales son los de "mejor reparto". Todas ellas, a su manera, están perdidas, confundidas, insatisfechas... Por un lado están las acampadas:
 María (Macarena García), que ya no disfruta igual en sus escapadas nocturnas desde que se le ha aparecido un señor que le dice que es "la luz del mundo" y que canta canciones de "la negra esa que se murió" y que la hace sentir tan bien pero con el que no sabe cómo comunicarse ni está segura del todo de hacer lo correcto si se acerca a él...


 Susana (Anna Castillo), más espontánea, está preocupada por el cambio que ve en su amiga y a la vez por los cambios que siente en ella, que comienza a verse atraída por alguien de su propio sexo y no sabe cómo reaccionar, qué hacer con eso...


  Por otro lado están las religiosas:
 Sor Bernarda (Gracia Olayo), enviada a La Brújula para salvar el campamento a golpe de obsoletas canciones religiosas, cuya fe, que no tenemos claro si aún conserva, está anclada en su más importante éxito, su actuación  ante el Papa Wojtila en el Camp Nou en 1982 que ve en María y en las apariciones, la forma de sentirse realmente cerca de Dios.


 Sor Milagros (Belén Cuesta), llena de dudas, un poco defraudada porque ser monja no era lo que creía y arrepentida de haber desaprovechado la oportunidad que tuvo en su día en el mundo de la música quiere convencer a Susana para que no desaproveche la suya... 





TÍTULO: "La Llamada"
PAÍS: España
AÑO: 2017.
DURACIÓN: 108 minutos.
DIRECCIÓN: Javier Ambrossi, Javier Calvo.
REPARTO: Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta, Gracia Olayo, Richard Collins-Moore,
                      María Isabel Díaz, Secun de la Rosa, Esti Quesada, Víctor Elías.
GUIÓN: Javier Ambrossi, Javier Calvo.
FOTOGRAFÍA: Miguel Ángel Amoedo
MÚSICA: Leiva
              

                              

miércoles, 24 de enero de 2018

MUCHOS HIJOS, UN MONO Y UN CASTILLO, Gustavo Salmerón






         MUCHOS HIJOS, UN MONO Y UN CASTILLO es la historia de una mujer recién casada que tiene tres deseos: muchos hijos, un mono y un castillo y los consigue (aunque pierda el mono y el castillo después), del marido que "acepta el reto" y su familia. y también la historia sobre la crisis y sus efectos en una familia de clase media...





             Este documental, debut en formato largo del otrora actor Gustavo Salmerón, es la película del momento. Estrenada a mediados de diciembre con los limitados medios que tiene una película independiente en España, es el último caso del fenómeno "boca-oreja". Los que la podemos ver la recomendamos fervientemente a todo el que quiera oírnos. Ese efecto es el que produce a la mayoría de espectadores Julita Salmerón, madre del director y protagonista absoluta de esta película, la historia de una peculiar familia encabezada por una mujer no menos peculiar...




            Un día se juntó toda la familia para la matanza de la cerda que tenían de mascota. Era el acontecimiento del año en la familia y lo grabó. Al día siguiente, en la comida, la madre les cuenta que "se sentía identificada con Lupita, la cerda. Que todo ese tocino, esa grasa, era como ella.Y me cae simpático el tocino de la cerda, porque creo que es mío. Y yo me quiero a mi misma, lógicamente". Ese fue el punto de inflexión. Gustavo pensó que su madre era "carne de película", que todo por lo que él, como actor había luchado en su carrera, la verdad, a su madre le salía con naturalidad. "Mi madre es la Gena Rowlands española, la Meryl Streep gorda. ¡Es maravillosa! Tengo que hacer un documental" Y se dedicó a grabarles. 14 años, más de 400 horas de grabación y dos años de montaje después, llega esta película.




                  Un documental-comedia dramática que, a pesar de su éxito en festivales (primer documental español en ganar el premio en Karlovy Vary, festival de clase A, en Toronto causó tal sensación que casi tienen que parar la película porque las risas de los críticos impedían escucharla, premio en Hamptons Festival) y de público (semana a semana va aumentando recaudación y espectadores en España), dudo mucho se lleve ninguno de los premios a los que está nominado. Casi cualquier documental de los nominados en los premios es mejor que este y/o tienen más "músculo publicitario" que él: CANTÁBRICO, DANCING BETHOVEEN, SAURA(S), LA CHANA, NIÑATO O ESQUECE MONELOS, por ejemplo, son mejores que ésta. 




                  El éxito de la película recae sobre los hombros de la absoluta protagonista, Julita Salmerón, puro animal de escena, magnético, que de natural consigue la verdad con una facilidad que cualquier actor/actriz soñaría. Desde el inicio, donde se la ve desayunando a su aire, se hace dueña de la escena, te atrapa y no te suelta hasta el final. Julita es un torbellino. Una mujer sorprendente, entrañable, surrealista y muy graciosa. Alguien que ha sido falangista, republicana y masona. Obsesionada con la muerte y con que su familia se cercione de que está realmente muerta antes de que la incineren; con un síndrome de Diógenes de libro, que hace que tenga el castillo repleto de cajas donde guarda todas sus cosas, por absurdas que sean, sin tirar nada.



                Sin embargo, tanto éxito, un personaje tan potente no oculta que en sí, de alguna forma, es un documental fallido. la película carece totalmente de guión. Para dar sentido al filme, Gustavo busca un "macguffin" y lo consigue al incluir la búsqueda (real) , durante el desolojo y la mudanza del castillo, de las vértebras de unos antepasados de Julita asesinados durante la guerra civil y que la familia conserva como recuerda como recordatorio y que se encuentran perdidas entre el maremagnum de cajas y bolsas que hay en la casa. 





              Ese tono general de comedia del documental puede provocar que no se vea que realmente, hay un drama en esta historia. La matriarca es una mujer que consiguió sus tres deseos. Por el camino, a pesar de sus seis hijos, perdió un séptimo, tuvo que vender el mono por violento y acabó perdiendo el castillo por los efectos de la crisis y/o las malas decisiones... Y a pesar de todo, "Muchos hijos, un mono y un castillo" nos deja un buen sabor de boca, situaciones surrealistas, muchas risas y una mujer optimista, decidida a que la vida no la impida ser feliz...





TÍTULO: "Muchos hijos, un mono y un castillo"
PAÍS: España
AÑO: 2017.
DURACIÓN: 88 minutos.
DIRECCIÓN: Gustavo Salmerón
REPARTO: Julita Salmerón, Gustavo Salmerón.
GUIÓN: Gustavo Salmerón, Raúl de Torres, Beatriz Montáñez
FOTOGRAFÍA: Gustavo Salmerón
MÚSICA: Nacho Mastretta.





lunes, 1 de enero de 2018

THELMA, Joachim Trier. (2017)

 





          Un padre y su hija de 6 años van a cazar a la montaña. Divisan un ciervo. El padre apunta, pero no dispara. En vez de eso, cambia de objetivo y apunta a su hija.
         2 minutos. Es todo lo que necesitan Joachim Trier y Eskil Vogt, los guionistas, para alimentar nuestra necesidad de saber más quién es esa niña y qué puede haber hecho para que su padre haya pensado, aunque solo fuera un momento en acabar con ella...


          Thelma es una joven de una pequeña ciudad noruega que se va a la capital a hacer sus estudios universitarios. Educada bajo una estricta y represiva educación católica, todos los cambios que descubre (socialización, atracción sexual, placer alcohol, drogas) producen en ella, además del sentimiento de culpa y de pecado, una reacción física: violentos ataques epilépticos y cuando trata de controlarlos, descubre que tiene poderes sobrenaturales.







             Cuando Thelma llega a la universidad, se encuentra perdida. Ella ha sido criada bajo una estricta educación religiosa, muy represiva. Cualquier placer, el alcohol, las drogas, el sexo... es visto como algo prohibido, pecaminoso. Además su padre mantiene un control estricto, hasta el punto de tener que llamar todos los días a la misma hora a casa, para tenerla controlada. 
         



           Todo esto choca con la nueva vida de Thelma. Se está abriendo a la vida, creciendo, conociendo gente y empezando a experimentar nuevas cosas que le hacen tener remordimientos. Esa lucha entre su cuerpo y su mente es la que le produce los ataques epilépticos. Cuando le sucede el primero, Anja, que estudiaba en  el puesto de al lado en la biblioteca, es la que la socorre. Pronto surge una amistad y unos sentimientos que confunden y aterran a la vez a la protagonista: siente atracción física hacia Anja. Su conflicto interior estalla y ella empieza a mostrar, padecer
 poderes paranormales.




                  Thelma quiere respuestas y se empieza a hacer pruebas, intentando saber si las fuertes convulsiones son producto de la epilepsia. Su propio historial médico, hasta ahora controlado por su padre, también médico le descubre situaciones y tratamientos que ella no recuerda, por lo que decide seguir el hilo hasta el final...
             



                 La investigación y la información que va consiguiendo  nos trae distintos flashbacks que van dándonos, poco a poco, la explicación a todas sus/nuestras preguntas. Sólo cuando tenemos todas las piezas, es cuando Thelma da un paso hacia delante y reacciona...




         
                   Este filme es una historia de iniciación y crecimiento que deviene en thriller sobrenatural cercano a un sutil terror. Que nadie espere grandes sustos ni golpes de efecto ni nada parecido. Aquí todo avanza de forma elegante y pausada, muy sutil, al mismo estilo que la película "Déjame entrar". También hay resonancias, una muy clara, que es el Carrie de Stephen KIng, con todo lo referente a la chica con poderes paranormales tras sucesos traumáticos y otra menos clara, el de la crítica a la educación tradicional, conservadora y represiva del catolicismo, que recuerda al cine de Bergman. 
               Esa forma de dosificar la información, la fotografía de Jakob Ihre y la música de Ola Flottum ayudan a crear una atmósfera tan atrayente que no puedes dejar de verla hasta el final 
                 Es justo también destacar la gran labor actoral de la protagonista, Eili Harboe, protagonista absoluta de esta historia.


TÍTULO: "Thelma"
PAÍS: Noruega-Francia-Dinamarca-Suecia
AÑO: 2017.
DURACIÓN: 116 minutos.
DIRECCIÓN: Joachim Trier.
REPARTO: Eili Harboe (Thelma), Kaya Wilkins (Anja), Henrik Rafaelsen (Trond), Ellen Dorrit
                     Petersen (Unni), Grete Eltervag (Thelma de niña)
GUIÓN: Joachim Trier, Eskil Vogt
FOTOGRAFÍA: Jakob Ihre.
MÚSICA: Ola Flottum