sábado, 23 de diciembre de 2017

COLUMBUS (Kogonada, 2017)







          Desde siempre ha habido críticos que han dado el paso al otro lado de la cámara y se han puesto a dirigir.  Existen casos notables en este sentido y nombres como Peter Bogdanovic, François Truffaut, Jean-Luc Goddard, Claude Chabrol, Jacques Rivette y entre los españoles, Fernando Trueba, Vicente Molina Foix y el más conocido por comercialmente exitoso Daniel Monzón, son buenas pruebas de salto exitoso.





          El director de esta película que comentamos, Kogonada (pseudónimo excogido por ser el nombre del guionista del director Ozu: Kogo Noda) también era/¿es? crítico, como hombre del siglo XXI es, por decirlo de alguna manera, un crítico 2.0. Aprovechando todas las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías informáticas, hace suyas las imágenes de otras películas y creA sus "supercuts" pequeños estudios críticos en el que en unos 5 minutos o menos hace microestudios sobre el cine. ¿Qué es el neorrealismo (italiano)?,  Los ojos en el cine de Hitchcock o El mundo según Hirokazu Koreeda son algunos de sus supercuts


            Todo lo observado, todo lo aprendido (y aprehendido) en esos estudios consigue reflejarlo en esta pequeña película independiente; la última joya, de momento, que nos trae el cine en 2017.
                Columbus es una pequeña ciudad de 40.000  habitantes en el estado de Indiana famosa por tener la mejor muestra de arquitectura modernista construida a partir de finales de los cuarenta del siglo pasado gracias a un potente mecenazgo privado.




              Jin (John Cho), es un surcoreano, traductor de literatura, que se tiene que trasladar a Columbus porque su padre, un reconocido arquitecto, entra en coma justo antes de dar una conferencia allí. Se siente atrapado, porque la relación con su padre nunca fue buena y su trabajo no puede parar y realmente no puede hacer nada...






          Casey (Haley Lu Richardson) es una joven bibliotecaria inteligente y con mucho futuro que ha dejado sus estudios para seguir cuidando y apoyando a su madre, una adicta en rehabilitación. Debería salir, crecer, avanzar y aceptar una propuesta que una famosa arquitecto le ha hecho, pero siente que no debe abandonar a su madre ahora, que la necesita







          Jin (con n) y Casey coinciden cuando ella sale afuera a fumar un cigarro. Ella, que iba a acudir a la conferencia del arquitecto, entabla conversación preguntándole por su salud. Se entabla así una sincera y desinteresada amistad en el que día a día pasean,comparten cigarrillos hablan de la vida, de sus padres, de su futuro, de los principales edificios de la ciudad (hospitales que curan, bancos que invitan a entrar)








            Kogonada aprovecha todo lo que le puede aportar la arquitectura de la ciudad, planifica milimétricamente cada plano, cada encuadre, sus perspectivas y todo ello junto producen un efecto casi hipnótico, magnético, que me atrapa irremediablemente.  Ese ritmo pausado evoca a Ozu (el "ídolo" del director) esas charlas y esos paseos a Linklater y seguramente haya muchas más influencias que a un ojo más experto no se escaparían.










            No puedo dejar de destacar la actuación de John Cho en un papel dramático (es especialista en comedias) y la radiante y luminosa interpretación de Haley Lu Richardson, el descubrimiento interpretativo de 2017.





         TÍTULO:  COLUMBUS.    Estados Unidos    2017    104'.
         DIRECCIÓN:  Kogonada
         REPARTO:  John Cho, Haley Lu Richardson, Parker Posey, Rory Culkin, 
                             Michelle Forbes.
         GUIÓN:  Kogonada.
         MÚSICA: Hammock.
         FOTOGRAFÍA: Elisha Christian.




No hay comentarios:

Publicar un comentario