miércoles, 27 de diciembre de 2017

MOST BEAUTIFUL ISLAND, Ana Asensio (2017)





            Juliana es una española emigrada a Nueva York huyendo de un tormentoso y misterioso pasado. Sin papeles, en un piso donde debe el alquilar y todo lo que hay pertenece a su compañera de piso, sin posibilidad de atención médica (recadito a los EEUU de Donald Trump) sobrevive combinando con dificultad trabajos basura. Cuida a unos niños que la odian y reparte flyers de un restaurante de pollos asados.





          Un día su compañera le ofrece un suculento trabajo. Sólo tiene que ir "mona" a una fiesta nocturna donde no hará nada que no quiera y por esa noche recibirá de 2.000 a 4.000$. 



          Cuando piensas que ya has tocado fondo, te das cuenta que todavía no has hecho pie y te puedes seguir hundiendo en el barro...


          Ana Asensio se fue con 23 años a Nueva York con la intención de aprender inglés y arte dramático cuatro días antes del atentado contra las Torres Gemelas. El caos posterior le impedía salir de casa y acudir a las clases y decidió tirar la toalla y volver a Madrid. Pero no tardó en volver a intentarlo y esta vez de forma definitiva. Por el camino hizo de todo un poco: reparto de "flyers", cuidado de niños, clases de español y de teatro, se quedó sin permiso de residencia... Ahora ya es profesional y ya está asentada.

          Todas esas vivencias le han servido para escribir el guión de su primera película como directora. Asensio nos cuenta la otra cara del sueño americano, la pesadilla.  Nos intenta hablar de un tipo de inmigración del que no se suele hablar nunca. Ese inmigrante cualificado, con estudios pero con bajo dominio del idioma y que sobrevive a base de ejercer los peores trabajos.

          Invirtió todos sus ahorros en película super 16 mm y consiguió inversores independientes que nunca habían invertido en cine. Pasaron 21 días rodando 14 horas al día por los que cada componente del rodaje cobró 100 dólares diarios.

          El resultado final es una película de 80 minutos sin desperdicio. Si bien la primera parte es un drama indie sobre las miserias de una inmigrante sin papeles en la segunda se transforma en un thriller psicológico que no te deja respirar.



          2017 ha sido un buen año de debutantes. En este caso, además, el debut es absoluto porque jamás ha rodado ni un corto. Y a pesar de todo muestra un nivel notable con una gran potencia visual bien remarcada por la excelente fotografía de Noah Greenberg y un gusto por las metáforas visuales que hace que nada sea lo que parece. Como esa escena donde ella se está bañando y por una grieta se cuela una colonia de cucarachas quién sabe si simplemente refleja hasta dónde llega su miseria o ya da una señal de que su mente se está minando...



          Tras toda esta historia se ve una clara crítica al rumbo que va tomando la sociedad, a esas clases pudientes que ya ni siquiera saben con qué entretenerse y necesitan practicar un voyeurismo del dolor y el sufrimiento, a las dificultades de los inmigrantes y la indecente pasibilidad de las clases pudientes, económica y políticamente hablando...


          La película lleva un 2017 excepcional. Fue seleccionada para el festival South by South West (SXSW) en Austin (Texas) y para su sorpresa, se llevó el premio a mejor película. En Octubre pasado se proyectó en Sitges y está nominada en los Spirit Awards, los premios el cine independiente, en la categoría "John Cassavetes" para películas con presupuesto menor a 500.000$. junto a otra película estadounidense con director español: "La vida y nada más" de Antonio Méndez Esparza. 



TÍTULO: "Most beautiful island"
PAÍS: Estados Unidos
AÑO: 2017.
DURACIÓN: 80 minutos.
DIRECCIÓN: Ana Asensio.
REPARTO: Ana Asensio, Natasha Romanova, David Little, Nicholas Tucci, Larry
                   Fessenden, Caprice Benedetti, Ana Mirha.
GUIÓN: Ana Asensio.
MÚSICA: Jeffery Alan Jones.
FOTOGRAFÍA: Noah Greenberg.


1 comentario: